Después de nuestras peripecias en el mar, la parada en A Coruña es un alivio! Duchas, reposo y hacer la compra son nuestros siguientes objetivos! Aprovechamos para enviar el video a Olivier La Combe (http://www.echoesprod.com/) que realiza el vídeo de la primera etapa:

Hemos visitado Bricolabs (http://bricolabs.cc),  el hackerspace de La Coruña,
que se encuentra en la Domus, el museo de historia natural de Galicia. Nos acoge una simpática comunidad de makers con los que compartimos nuestros respectivos proyectos.
Les contamos nuestros problemas con la central di navegación, y al día siguiente traen su potente material a bordo del Karukera: encontramos una pequeña interferencia electromagnética con la ayuda de un osciloscopio, y un AIS ( sistema que avisa de la presencia de grandes embarcaciones en el  mapa). ¡Funciona! Además nos regalan 40 litros de aceite de freír riciclado, y también un pequeño robot que recorrerá los fablabs del mediterráneo con nosotros. #Escornabot (http://escornabot.com/web/) tiene una finalidad educativa: está destinado a niños y niñas de 6 a 10 años, consiste en un kit que inicia a los más pequeños la base de la programación.
Después de los primeros 700 Kms, el Karukera necesita  una pequeña revisión. Sustituímos las drizas del timón por otras nuevas, y Olivier prepara una caña del timón. Esperamos no tener que usarla nunca, pero ya que se usa desde la cabina de popa, por que no usarla cuando llueve?
Es necesario subir al mástil para revisar las poleas y obenques. Repasamos detalles, en general está todo bien!
El balance es muy positivo de esta escala donde, además disfrutamos de tapas y cervezas con Celine (http://martineenbateau.com/a-propos/), una “barcostopista” que vuelve de una travesía por el Atlántico y continúa hacia Noruega. El barco está preparado, y nosotros saldremos con Inés, hacia las islas Cíes.
El primer día de navigación no es fácil per quien no está habituado a navegar: poco viento y olas altas que crean una mar de fondo que no para nunca. Nos paramos rapidamente en Muxía para dormir unas horas, el tiempo justo para tomar un plato caliente! Un pequeño imprevisto: los nombres de nuestros patrocinadores que figuran en el casco del barco son víctimas de los que asomamos la cabeza desde la cubierta… Lo sentimos mucho por nuestros Kissbankers, pero con las olas, todo está limpio otra vez en un momento! El mítico Cabo Finisterre nos da unas óptimas condiciones para podernos acercar. Este estupendo día nos permite disfrutar del sol y el calor que, hasta ahora nos nos había acompañado mucho ultimamente. Todo va bien a bordo!
Llega también el momento de tirar las líneas para pescar! Funcionan muy bien, pescamos tres caballas y una aguja. Los cortamos en filetes y Adrien las prepara, así tenemos un buen aperitivo a bordo.
Llegamos a las islas Cíes de noche, con viento ligero. Cuando nos despertamos las islas que descubrimos son magníficas! Hacemos kayak y trekking, fondeamos entre las islas mientras quienes se quedan en tierra nos fotografían!
Tenemos que dejar este pequeño paraíso antes de lo previsto para refugiarnos en Vigo, está llegando viento fuerte.
En cuanto llegamos, a pesar de la lluvia, vamos en búsqueda de instrumentos musicales en la ciudad. Olivier y Adrien no han podido traer sus instrumentos de viento, y la frustración aumenta. Por fin encontramos un pequeño ukelele y una flauta! No hay muchas alternativas de ocio, asi que nos quedamos menos tiempo del previsto, con el pretexto de que la estancia en el puerto es muy cara. Nos dirigimos en dirección a Baiona, ¡donde nos esperan amigos que hemos conocido en A Coruña!